domingo, 10 de junio de 2012

LUCHA REYES


LUCHA REYES
Para cantar recordando



Por Manuel Acosta Ojeda

No solo destacó como cantante criolla, Lucha Reyes fue también una persona alegre, sensible y tierna, a pesar de su sacrificada infancia. Un homenaje justo a la artista que falleció un día como hoy, hace 38 años.

Un día como hoy, 31 de octubre pero de 1973, a las 9:30 de la mañana, Lucila Justina Sarcines Reyes dejó de existir tras sufrir un paro cardiaco, que la sorprendió en plena calle. Lima y el Perú entero se estremecieron, conmovidos por el dolor de esta pérdida, sobre todo porque en esta fecha se celebra desde 1944, el Día de la Canción Criolla; y la llorada muerta era nada menos que la famosísima Lucha Reyes, conocida como "La Morena de Oro de la Canción Criolla".


Recién, a partir de su fallecimiento, se empezaron a conocer datos íntimos de su triste infancia, adolescencia y adultez. Hija de don Tobías Sarcines –limeño– y de doña Lucila Reyes –de El Carmen, Chincha–; familia con gran cariño compartido pero con poquísimos recursos económicos, lo que hoy es calificado de "extrema pobreza". En la calle Aromito (hoy Sechura) en el distrito del Rímac, el 19 de julio de 1936, empieza su corta y penosa vida. Acompañada por 15 hermanos, compartieron la humilde mesa familiar que era llenada con el esfuerzo de su señora madre, quien lavaba ropa ajena, y por los pequeños ingresos que su padre traía cada vez que conseguía un trabajo. En el año 1942, falleció don Tobías, acontecimiento que agravó la angustia familiar. Es muy probable que el segundo compromiso de doña Lucila, con "amor" de padrastro, empezara a deshacerse de los diarios problemas, repartiendo a los niños menores a instituciones benéficas; así llega Lucha al convento de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, donde estudia hasta el tercero de primaria.


El relato de su infancia tiene por motivo principal destacar que habiendo podido –con toda razón– ser una resentida social, fue al revés. Volcó toda la ternura que muy poco conoció, hacia los desvalidos. La fama no consiguió embriagarla, siguió siendo la misma traviesa cantora, que alguna vez lavara platos y atendiera mesas en el centro musical El sentir de los barrios.


Bernardo Herrera "El Zurdo" y Guillermo Ocharán fueron los primeros guitarristas que acompañaron a Lucha en Radio Victoria. Mención aparte, merece mi amistad con nuestra estrella, que nunca grabó una obra musical de mi autoría, por motivos ajenos a su voluntad.


"Lucha"
Autor: Juan Luis Dammert Egoaguirre

Quiero ver a la oscura cantante
que empezaba en la radio,
que triunfó con sus negras mejillas
y su voz de oro fino.

Amada por multitudes,
casi tan pobres como ella,
la muchachita dejada
a las puertas de un convento.
Tan solo por un momento
quiero cantar recordando

las canciones que bordabas
al pie de tu sentimiento.

El día en que tú nos dejaste
para entrar en la sombra,
cantaron las campanas al vi
y las flores lloraron.

Hermosa la muchedumbre;
marchaba tras tu presencia
un destacamento humilde
que pocas veces es visto.

En el gran escenario vacío
de la ausencia y el frío
quiero yo dejar
una flor de nostalgia
a la oscura cantante.


Esa flor, no es de pena y olvido,
es de canto encendido
que va a florecer,
escribiendo en silencio
la mejor melodía,
desterrando el olvido
a los reinos del canto
donde nadie se ausenta,
donde estamos cantando
recordando y cantando.

Para cantar recordando
de la loma más allá los jilgueros
para cantar recordando
volando de rama en rama
para cantar recordando
se dicen el uno al otro
para cantar recordando
la vida que están pasando
para cantar recordando
de la loma más acá.

-----
Tomado del Suplemento Variedades N° 249 del diario El Peruano.


Lucha Reyes - Tu Voz (Juan Gonzalo Rose)





lucha reyes - mira bien si hay razon






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada