lunes, 8 de diciembre de 2014

Agüita de Curayacu

Agüita de Curayacu

Pocos saben la historia de este acontecimiento. Hay sucesos increíbles y más aún si vienen de personajes conocidos como patriotas. Durante la Guerra de la Independencia, la hacienda más próspera de la región, Cocha Conchucos, fue adjudicada en calidad de préstamo al ejército libertador. Pasaron los años y en el gobierno de Ramón Castilla, en lugar de devolverla a sus verdaderos dueños –la comunidad de indígenas–, fue entregada en forma de pago al señor Domingo Casanova.

Los justificados reclamos iban peligrosamente en aumento, por lo que en astuta maniobra Castilla convocó a los principales de Pallasca, Conchucos y Pampas residentes en Lima a un desayuno al estilo pallasquino. Entre copas y zapateo, Castilla propuso homenajear a  Pallasca por su fervor patriótico y su ayuda incondicional en tiempos de guerra, dividiendo a la provincia de Conchucos Bajos, cuya capital era Sihuas, en dos; provincia de Pallasca, con su capital Corongo, y la provincia de Pomabamba, con su capital del mismo nombre. Así se recompensó a la población de Pallasca por la donada hacienda. El 21 de febrero de 1861, la Ley Nº 12120 oficializó la creación de estas dos nuevas provincias.

La capital folclórica de Áncash

El Diario Oficial El Peruano publicó la Ordenanza Regional Nº 007-2009 Región Áncash, que declara a Pomabamba como capital folclórica de Áncash, que dice a la letra: "contribuirá no solo a la difusión de la cultura folclórica y sus valores de este pueblo, sino que permitirá promover el turismo de esta región, con el consiguiente desarrollo económico."

Son cerca de 40 danzas  de la región, entre las que podemos encontrar Huanca, Anaca, Negrito, Inca, Huaridanza, Tinya Palla o Wiqru Palla, Los Campeadores o Campichis, Shashu o Yunca, Sargento, Alto Vara, Huaridanza, Marcha, Huanquilla, El Awkin Danza, y muchas más.

La autoría de los huainos más representativos de Pomabamba pertenecen a don Néstor Flores, hijo de esa hermosa tierra. Él es autor de Agüita de Curayacu, Centenario de Pomabamba, Los baños de Pomabamba, Joya Pomabambina, entre otras obras. Sucede que los chacasinos reclaman como suya la música, alegando que originalmente sería Agüita de Uruwanka y que don Ladislao Álvarez López la llevaría de Chacas hacia Pomabamba, para luego ser transformada por Flores en la famosa obra.

Sin decir que la nuestra es la última palabra, apuntamos que el primer disco de carbón que grabara el maestro Flores fue con Agüita de Curayacu y Baños de Pomamba, en 1952, para el sello Odeón.

Cómo es posible, entonces, que el maestro Álvarez recoja la música de Chacas, si recién es contratado para trabajar en esa ciudad en 1959. Habrá que seguir investigando. La realidad "mística" nos cuenta que quien bebe de esta agua, no se va jamás.

Agüita de Curayacu

Agüita clara de Curayacu
todos te llaman agua de amor
Si te han bebido por un cariño
al más sabido le haces quedar
Mucho cuidado pomabambino
si tú me engañas te ha de pesar
Porque mi agua de Curayaco,
sin tus caricias te ha de dejar.
Por Curayacu recordaré,
por Chichubamba te olvidaré
y cuando llegues a Pomabamba
de tu fracaso me he de reír.
------
Tomado del Diario Oficial El Peruano

Agüita de Curayacu

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada