jueves, 7 de abril de 2011

ALBERTO HARO

EL PIANO DE ALBERTO HARO
Entre blancas y negras

Por Manuel Acosta Ojeda

La ternura musical, que tanto necesitamos, nos la brinda a raudales don Alberto Haro Haro, virtuoso pianista, quien embellece nuestro valse con su calidad melódica en obras como "Esclavo de tu amor", "Prenda mía", "El camino que perdí".

"Soñando con la brisa de mi puerto querido,/ añoro con tristeza tus playas caminar,/ llegar a tus orillas, sentir las frescas olas/ y aun siendo muy tierno me viste caminar,/ recuerdo tus buzetas en tardes de verano,/ llevando blancas velas para poder navegar,/ también recuerdo siempre mi linda chimbotera,/ mi tierna huanchaquera, que en mi ausencia me olvido".

Así comienza el valse "Huanchaquera" de la pluma de Máximo Alberto Haro Haro, nacido el 8 de abril de 1926, en la ciudad de Chimbote, puerto principal de Áncash. Etimológicamente, el nombre de este puerto es materia de varias teorías, expondremos dos. De ancestro quechua: "chimpay": cruzar a la orilla o banda del frente y "chimpa": es la otra banda del río, de allí deriva el peruanismo "chimbar". Chimbadores o chimbotes se les decía a los que cruzaban el río a nado o caminando según la estación, transportando carga. Y de procedencia Muchic: "chin" –puerto– y "pot" –cerrado–, convirtiéndose en "chinpot" y luego Chimbote.

Nuestro personaje se casó con Rita Sáenz, segunda voz del dúo "Rita y Elena", de procedencia cajamarquina, Se conocieron en las instalaciones de la radio donde Alberto tocaba el piano y era director del marco musical, acompañado por las primeras guitarras de Ernesto Samamé y Eduardo Velásquez, con la guitarra de apoyo de Augusto Rojas Llerena, el contrabajo de Perales "Peralitos".

Alberto llena las páginas del cancionero costeño, no sólo con letras tiernas, sin rebuscamientos, sin querer impresionar a nadie, –habiéndolas también de despecho y dolor–; sino con obras de muy alta calidad melódica, con exquisita originalidad, como "Hilda", "Prenda mía", "Tú y Yo", "Huanchaquera", "Esclavo de tu amor", "Tristeza", "Desde el día que te fuiste", "El camino que perdí", "Tiéndeme la mano", "Frente a frente", "Aléjate de mi", son algunos de sus valses, que fueron llevados al disco por voces consagradas como la de su paisana María Obregón, y también por Jesús Vásquez, el dúo Irma y Oswaldo, Roberto Tello, Rafael Matallana, sin olvidar que por el año de 1952 Los Embajadores Criollos –que hacían delirar al publico que
los escuchaba en el auditorio de radio Victoria, de José Eduardo Cavero Andrade– estrenaron el valse "Hilda", causando conmoción, reflejándose ésta al día siguiente en las páginas de espectáculos de todos los diarios. El producto del trabajo artístico de Haro refuerza nuestra opinión de que la belleza musical confunde nuestros sentidos, transformando –a veces– versos de despecho, de angustia y tradición, en un himno de amor, como el siguiente ejemplo:

HILDA - VALSE

Al pasar mi vida por caminos de tristeza,/ este corazón no pudo más,/ fui aquel que ayer grabó una historia por amor, hoy sólo me queda recordar./ Pero al comprender que mi vida ya cambió,/ fuiste Hilda tú mi tentación,/ fuiste Hilda tú la que dejaste en mi ser,/ honda desesperación./ Con sinceridad, vibra esta canción,/ llena de rencor, de angustia mortal,/ ya no pienses más en el que te amó,/ he correspondido a tu maldad,/ ya que sin tu amor, solo viviré/ por culpa de tu traición.

Tan diferente a los versos de "Prenda mía", donde se aprecia un mayor trabajo melódico que exige una amplia armonía. La letra se siente espontánea –sin tachas ni limaduras– y su sinceridad –libre de adornos postizos– se trenza con la música, convirtiéndolas en una sola.

PRENDA MÍA - VALSE

Nunca creí que un beso de tus labios, mi bien,
me diera tanta dicha, prenda mía.
Quiero entregarte la llave de mi corazón
para adorarte siempre, alma mía.
Tú tan solamente tú
has hecho de mi ser
un ramo de ilusión.
Nunca creí, que nuestro amor tan tierno, mi bien,
nos diera tanta dicha, prenda mía.
No me niegues la luz de tus ojos,
ni el encanto de tus labios rojos:
Ámame, vida mía,
ámame noche y día,
que mi corazón no miente.

*Títulos de valses de Alberto Haro

Tomado del Suplemento “Variedades” del diario “El Peruano” (04/04/2011)

PRENDA MÍA - Irma y Oswaldo

HILDA - Los Embajadores Criollos

PRENDA MÍA



3 comentarios:

  1. Lindo!!! pero falto la canciòn huanchaquera de cantada por Rafael Matallana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ Cierto, bellísimo tema de Alberto Haro...!!

      Eliminar
    2. ¡¡ Cierto, bellísimo tema de Alberto Haro...!!

      Eliminar