viernes, 28 de octubre de 2011

DIA DE LA CANCIÓN CRIOLLA

LA GRAN "CARRERA" DE JUAN MANUEL

Por Manuel Acosta Ojeda.

Creemos que el encanto de nuestra llamada Canción Criolla reside en su largo proceso de mestizaje, siendo el negro peruano el iniciador de esta manifestación popular, seguidas del blanco y el andino.

El panalivio, la zamacueca, el son de los diablos, el alcatraz, el samba-landó, la habanera, el tondero, la resbalosa, la marinera norteña, el valse, la polca, el canto de jarana y el tropicalizado festejo son las danzas y canciones –salvo error u omisión– que conforman nuestro repertorio criollo.

HABÍA UNA VEZ...
Los criollos de antaño no necesitaban un día para festejar su música; había la costumbre de reunirse los fines de semana para cultivarla en los centros musicales desde 1935, con la creación del Carlos A. Saco, ubicado en los Barrios Altos, en la esquina de Acequia de Islas y Los Naranjos, en la actualidad cruce de los jirones Huánuco y Miró Quesada. Al año siguiente, el CSM Felipe Pinglo Alva; luego, el Pedro A. Bocanegra, El BarriosAltos, El Victoria, entre otros.

Debiendo mencionar también la obligatoriedad para el cumpleaños de un criollo de festejarlo con serenata, santo y joroba.

Hasta que el 18 de octubre de 1944, mediante una resolución suprema, el presidente Manuel Prado Ugarteche declaró Día de la Canción Criolla el 31 de octubre.

Pero no fue por voluntad del mencionado presidente, quien por ser aristócrata no era muy partidario de las costumbres populares. Este logro se consiguió por la férrea y terca campaña de don Juan Manuel Carrera del Corral, nacido en Lima el 11 de mayo de 1904; sus padres fueron el doctor Juan Manuel Carrera, auditor general del Ejército, y doña María Esther del Corral. Este personaje trabajaba en el diario El Comercio, –como linotipista–, de propiedad de la poderosa familia Miró Quesada, la que influyó notablemente en la aprobación del pedido. Pero hay un dato poco contado dentro de esta historia; el día elegido originalmente fue el 18 de octubre, lo que causó gran malestar en los devotos del Señor de los Milagros, pues coincidía con la salida en procesión del Cristo Moreno. Luego de varias conversaciones se eligió el día 31 del mismo mes, por ser víspera de día feriado y así poder celebrar con tranquilidad.

Juan Manuel Carrera del Corral, como presidente del desaparecido Centro Musical Carlos A. Saco, encabezó la organización para la noche del anuncio de la resolución, consiguiendo la asistencia de Manuel Prado, quien desde el balcón del segundo piso de la mencionada esquina se dirigió a los concurrentes que llenaban totalmente la plaza Buenos Aires, anunciando la creación del Día de la Canción Criolla. La transmisión al público y al país entero estuvo encargada a Radio Nacional del Perú.

Terminado este protocolo, los directivos de los otros centros musicales que fueron invitados retornaron a sus respectivos locales, donde los esperaban para continuar con la celebración.

Carrera, "luego de tener una operación quirúrgica de urgencia, dejó de existir en el Hospital Obrero a las 11 de la noche del domingo 3 de mayo de 1959. Dejó una esposa, Inés Ballesteros de Carrera, y cinco hijos: Celia, Inés, Cecilia, Ramón y Juan. Sus restos se encuentran en el cuartel San Joaquín 52-D del cementerio Presbítero Maestro de Lima (1)".

Nobles bohemios (valse)Alcibíades Coronado
Se oyen las guitarras y laúdes,
tristes melodías que son quejas,
en que se recuerda con cariño
a los nobles bohemios que se fueron.
El Día de la Música Criolla,
que con regocijo se celebra
recordando a los criollos del pasado
surgen estos nombres a mi mente.
Pinglo, Saco y Bocanegra,
tres maestros sin igual,
fueron los que enriquecieron
nuestro folclore nacional.
Hoy se escucha por doquier,
en sentido modular,
quejas que salen del alma,
es la canción popular.

(1) Información: Darío Mejía



Tomado del Suplemento Variedades del diario El Peruano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada