jueves, 16 de junio de 2011

FELIPE PINGLO ALVA (2)

VARIEDADES_183.pdf - Adobe ReaderEn el mes de la patria, un patriota mundial
FELIPE PINGLO ALVA (2)

Por Manuel Acosta Ojeda.

La historia de la vida y obra del cantor iluminado se reescribe libro tras libro; empezó don Aurelio Collantes y hasta hoy continúa, ojalá prosiga.

Dentro del complicado proceso histórico vivido durante el Gobierno de Augusto B. Leguía, el pequeño Felipe culminaba su educación primaria a finales de 1911.

En la ficha de matrícula del Colegio Nuestra Señora de Guadalupe del año 1912, aparece como apoderado el nombre de Felipe Pinglo Meneses, dato algo extraño; pues aunque no conocí al "maestro", tuve amistad con sus mejores amigos, Víctor Correa Márquez, Eugenio y José Díaz, Nicolás "el cholo" Enríquez, Manuel "el mono" Olivos, Augusto Ballón, Guillermo D'Acosta, José Moreno, Pedro Mina, menos con Samuel Joya quien ya había fallecido; ellos decían no conocer, ni tener noticias de los Pinglo Meneses, con excepción de la tía "Venturita".

Al año siguiente, es su tía María Gonzales, viuda de Alejandro Pinglo Meneses, quien lo matrícula nuevamente en primero de secundaria, año que no desaprobó, sino que por razones no conocidas no lo culminó.

1914 es el año que marca su alejamiento de los estudios secundarios, lo que coincide con su encuentro con Víctor Correa, quien con 20 años tocaba la guitarra y cantaba muy bien. Es posible que los conciertos de las "Retretas" –bandas de músicos militares– integrados por magníficas melodías de los grandes maestros europeos, mucho más elaboradas que las nuestras y que transcurren paralelos a la infancia de Felipe, hayan despertado y estimulado las condiciones musicales con las que había nacido. Este muchacho de 14 años convierte en ídolo al primer músico que conoce, auto matriculándose como el alumno exclusivo del autor de "En ti pensé".

La razón principal por la que Felipe se "cimarroneaba" (1) de su casa, era la creencia de que los niños varones que se criaban entre mujeres, terminaba siendo "afeminados".

Su apego a Correa Márquez lo inició en el aprendizaje de la guitarra y en la voluntad del canto. Un día Víctor me contó que Felipe era un jovencito muy extraño, que no lograba entender, ya que no se perdía los ensayos del grupo musical conformado por laúdes, mandolinas, bandurrias, guitarras, llamado "La Rondalla" del que Víctor era integrante; Felipe repetía en su "rondín" las melodías que había escuchado, exactamente como se tocaron en el ensayo del día anterior. "Mas, al día siguiente, ya se había olvidado de lo aprendido, tocaba cosas muy bonitas, se parecía mucho a lo ejecutado por nosotros, pero no era igual, indudablemente algo le pasaba, le fallaba, a ese muchacho" (2).

Víctor no podía entender que Felipe no quería repetir lo que había escuchado. El creador que tenía dentro de sí, le obligaba a hacer lo que se conoce como "variaciones sobre un tema". Estaba haciendo sus propios "arreglos musicales" de las obras aprendidas, con sólo 16 años.

Su primera creación data de 1917, titulada "Amelia", canción sencilla sin cambiar el estilo de la época que fuera impuesto por Seferino Vergara, Manuel Covarrubias, Víctor Correa, aunque este último decía que la melodía del valse

"Amelia", fue tomada en gran parte de una obra musical interpretada en las Retretas.

Los problemas sociales de Lima y del Perú, deben haber influido en la formación artística del joven Felipe. Desde 1905 ya habían problemas por la lucha de las 8 horas, este año muere asesinado en el Callao, el primer héroe obrero: don Florencio Aliaga.

La Revolución Rusa en 1917, en 1919 la total "Conquista del Pan", la crisis económica por el término de la Primera Guerra Mundial, fueron sucesos que cambiaron el curso de la historia.

(1) De cimarrón: esclavo que escapaba del inhumano
trato del patrón. (2) Entrevista personal con Víctor Correa

Tomado de la Revista Variedades del diario El Peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada