sábado, 5 de febrero de 2011

ADIOS Y SOMBRAS


Temblor en las manos,
temblor en las hojas,
sombras en el parque,
en el alma, sombras.

Silencio en las bocas,
que acaso se nombran,
como a flor de labio,
se besan las rosas.

Sombras en el parque,
en el alma, sombras,
solo yo en silencio,
una sombra más.

Mi boca callada,
que ahora te nombra,
con voces de llanto,
que no escucharás.


En el límpido estanque,
la estatua se mira,
bañada de luna,
tan pura, tan casta,
sus pies entre lotos,
las ondas se rizan,
y flechan las aguas,
los peces de plata.

Tú y yo en silencio,
dormidas las ansias,
unidas las manos,
unidas las almas,
y el adiós tan triste,
que se hará distancia,
y flechan las aguas,
los peces de plata.

Como si el decirlo,
quebrara dos vidas,
y el adiós muy triste,
que se hará distancia,
como si el decirlo,
quebrara dos vidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada