viernes, 20 de mayo de 2011

V BATALLA DE LA CANCION COSTEÑA

LLÓRESE, REGÍSTRESE Y ARCHÍVESE

BATALLA DE LA CANCIÓN COSTEÑA (5)

Por Manuel Acosta Ojeda.

A fines de la década de 1950 y comienzos de los 60, la música criolla vive su época de oro. El género reinaba en la radio y sus discos alcanzaban récords de venta. El autor rememora aquella época que descubrió también a nuevas figuras del cancionero.


El gran movimiento económico causado por la venta de discos, creó un inmenso mercado para nuestra canción criolla. La ley de la oferta y la demanda incrementó la presencia no sólo de nuevos cantantes, sino de instrumentistas, compositores, libretistas y presentadores. Las principales emisoras: Nacional, Mundial, América, La Crónica, Victoria, San Cristóbal, Central, Excelsior, El Sol y Unión tenía salón "auditorio", estas salas eran abarrotadas de público ávido de escuchar su música preferida. Las actuaciones en vivo empezaban a las 7 p.m. y terminaban a las 10, contando con el respaldo económico de muchos auspiciadores.

Aparecen nuevas figuras, como Esther Granados, Teresa Velásquez, Roberto Tello, Edith Barr, Maritza Rodríguez, Alicia Maguiña.

Es 1960, el año cumbre de nuestra canción, el Canal 13 de televisión, que luego sería Canal 5, presentó el programa "Festival Cristal de la Canción Criolla", que consistía en la dramatización de un valse famoso, a cargo de los mejores actores de la época, entre otros Luis Álvarez, Elvira Travesí, Ricardo Blume; los libretos eran escritos por Jorge "el cumpa" Donayre; la música de la canción era interpretada por una orquesta de 36 profesores, dirigidos por Domingo Rullo y luego cantada por un trío o un dúo de moda.

El presentador era Carlos Alfonso Delgado y la obra musical elegida para la inauguración fue "El canto de Luis Pardo", como un homenaje al autor anónimo, ya que por aquella época se ignoraba la autoría.

"El Plebeyo" de Felipe Pinglo, "Ventanita" de Eduardo Márquez, "Anita" de Pablo Casas, "Corazón" de Lorenzo Sotomayor, entre otros hermosos valses escritos antes del ´40, fueron los elegidos para esta primera temporada. Luego siguieron "los muchachones", Adrián Flores "Alma, Corazón y Vida", Chabuca Granda "La flor de la canela", Mario Cavagnaro "Yo la quería patita", Abelardo Núñez "Engañada".

El mayor logro de este festival fue el despertar la creatividad, convocando a un concurso de compositores; "Rosa Te" con letra de Max Arroyo y música de Germán Zegarra, fue el primer valse triunfador de este certamen en las voces de los Troveros Criollos, el segundo ganador fue "Vieja Limeña" de Augusto Polo Campos y el tercero y último "Entre pecho y espalda" de Jorge Tanillama.

Por esta fecha la llamada "Nueva ola" inunda las radioemisoras, causando gran entusiasmo en nuestros jóvenes intérpretes, aparece Claudio Fabbri, Coco Montana, Pepe Miranda, el Mono Altamirano; nos llegan el Twist y la salsa, creando gran demanda en los medios de difusión y haciendo girar la vista hacia ellos de los anunciadores comerciales, dando como resultado los grandes festivales como los de Trujillo, Ancón, Sullana, Huánuco.

Este sería el principio del fin de la principal etapa de la canción criolla. No olvidemos que en este proceso de transformación ha habido varias "defunciones". Ya Ricardo Palma escribe por 1891: "Dice bien Abelardo Gamarra cuando dice que la gracia y originalidad de nuestros cantos populares ha muerto. La chispa criolla ha ido al osario, y nos hemos zurzuelizado (sic)..." mientras comenta el momento histórico del golpe de Estado de José Balta en 1867. Más adelante por 1930 Fausto Gastagneta en "Los barrios de Lima": "¡Qué pocos sostenedores de nuestra diversión criolla quedan!" Y a principios de la década de los ´80, el diario La República publica una entrevista de título: "El Valse Criollo ha muerto, César Santa Cruz ya lo llora".

Tomado de la Revista Variedades del diario El Peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada