lunes, 16 de mayo de 2011

MI NAVIDAD

alt YO SÓLO PIDO JUSTICIA, YO NO QUIERO CARIDAD

MI NAVIDAD

Por Manuel Acosta Ojeda.

Hace algunos días celebramos la Nochebuena y la Navidad, lo que trajo a mi mente recuerdos del único valse con letra y música mías compuesto por encargo, cuya historia hoy quiero compartir con ustedes.

Era el año 1962, y gobernaba el Perú una junta militar presidida por el general EP Ricardo Pérez Godoy e integrada por el almirante AP Francisco Torres Matos, el General FAP Pedro Vargas Prada y el General EP Nicolás
Lindley, este último derrocó a Pérez Godoy y ocupó su puesto. Eran días difíciles en el Perú, se había anulado las elecciones generales en las que, se dice, había ganado el Partido Aprista.

En el canal 5 de Televisión, don Pablo de Madalengoitia, el más elegante de los presentadores, tenía un programa denominado "Las cuatro tareas", en el que se inscribían personas jurídicas o naturales con fines benéficos, para conseguir fondos de ayuda social.

El comité de damas Pro-Navidad del Niño Pobre del Perú, encabezado por la Sra. María Delgado de Odría, fue el elegido para cumplir las cuatro tareas.

Primero, conseguir donaciones por quinientos mil soles; segundo, obtener la bendición para los niños peruanos del Cardenal Spellman de EE UU; tercero, ensartar con guantes de box un hilo en el "ojo" de una aguja y cuarto, que un servidor compusiera la letra y la música de un valse alusivo a la Navidad del niño pobre.

Esta canción tenía que ser cantada por Jesús Vásquez a dúo conmigo, acompañada por una orquesta de 36 profesores dirigida por el maestro Jorge Huirse.

Se cumplieron las cuatro tareas. La letra del valse en mención dice:
Mi Navidad -Valse-

Soy el hijo del amor y de la pobreza
no tengo más juguete que la ilusión
y no lloro, ni suplico, solo... vivo
esperando llegue un día: mi Navidad

Mi cuerpo está de rodillas pero mi alma está de pie
y grita su rebeldía
en esta canción de fe


Lo que me negó el destino
alguien me lo debe dar
Dios no trazó mi camino
Dios no haría esa maldad


Sólo quiero una caricia
que alumbre mi Navidad
¡Yo sólo pido justicia!
¡Yo no quiero caridad!

El maestro Huirse, con quien éramos muy amigos, Me hizo varias observaciones, me dijo: "Manuel, usted es cholo" a lo que respondí: "usted más", enronqueciendo la voz, prosiguió, "la música es muy bella, pero no tiene nada de peruana, pues tenía mucho de Jazz; tenía razón. Luego me dijo que le encantaba la letra pero que los dos versos finales de ésta, iban en contra de la intención benéfica del programa. Entendí su preocupación y cambié la melodía desde "lo que me negó el destino" hasta el final, y los dos últimos versos los sustituí por: "si es hermosa la justicia/ más bella es la caridad".

El éxito del programa fue tal, que la Junta Militar decidió "de facto", presentar la canción dentro de un programa artístico en la Plaza de Acho, en el Rímac. Se hizo un pequeño escenario en el centro del "redondel" y en su torno se colocaron butacas. El desfile artístico fue variado, las danzas y canciones eran todas dedicadas al recuerdo del niño Manuelito, costeño, andino y selvático.

Como fin de fiesta, el niño Eduardo Llanos Minchán, de 9 años de edad, cantó el valse que estamos tratando, con el titulo de "Navidad del Pobre", impuesto por el Gobierno. La extraordinaria voz fue recibida con un aplauso estruendoso, de más de quince mil personas, obligándolo a repetir el tema. Allí conocí a los hermanos Llanos Minchán de la hacienda "Casa Grande" de Trujillo, con quienes hasta hoy me une una gran amistad, siendo padrino de Eduardo "Lalo" y de mi recordada Tina, su esposa.

Deseamos muy sinceramente, a todos los peruanos honestos un año 2010 lleno de prosperidad, dentro de lo posible.

Tomado de la Revista Variedades del diario El Peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada