lunes, 16 de mayo de 2011

LA MARINERA LIMEÑA III

DE CINCO... TRES

LA MARINERA LIMEÑA 3

Por Manuel Acosta Ojeda.

El autor presenta en este artículo nuevos aportes sobre la marinera limeña y la manera correcta de su interpretación y estructura.

Para seguir hablando sobre la Marinera Limeña, en este caso sobre su "Contrapunto de Jarana" denominado "de cinco... tres"; donde no interviene el baile, –como ya lo explicamos en la edición anterior–, se debe proseguir con las investigaciones, ya que hasta ahora los más grandes cultores o historiadores de este tema sólo han hecho afirmaciones sin explicitar, ni la fuente, ni la época.

Un material valioso para seguir en la investigación es el que a continuación les brindamos, donde Augusto Ascues, considerado el más grande conocedor y cantor del género costeño tradicional, da una explicación al "de cinco... tres" no muy satisfactoria y que por esa época debido al inmenso respeto, amistad y cariño que le teníamos y seguimos teniendo, no aclaramos, para evitar un incómodo enfrentamiento.

El maestro del periodismo peruano don César Lévano junto con la investigadora chilena Margot Loyola, hicieron una entrevista a don Augusto Ascues Villanueva, quien contaba por esa fecha con 80 años de edad; el año testigo de este acontecimiento fue 1972. Esta entrevista se publicó en la revista "Caretas", donde se observa que César escribe aún Áscuez con "z", años más tarde en otra publicación corregiría hacía la forma correcta, Áscues.

CESAR LÉVANO.- ¿Cuál es la estructura de una marinera?

AUGUSTO ÁSCUEZ: Una jarana consta de tres marineras. Luego sigue una resbalosa y una fuga. O sea que se bailan tres marineras, se baila la resbalosa y se baila la fuga. Por eso se dice: "de cinco, tres".

C.L.: Pero Nicomedes Santa Cruz explica eso que de "de cinco, tres" significa que, el que de cinco marineras gana tres, resulta vencedor...

A.A.: No, no y no. No es así. Que me diga a mí Nicomedes. ¡Qué ocurrencia! Son tres marineras reglamentarias. Entonces gana el bailarín o la bailarina que tiene más sapiencia, el que despliegue mejor sus pies, el que tiene más aire. El público decide: "mejor baila él o mejor baila ella". Sigue la resbalosa. Después, si hay mucha efervescencia, la fuga se puede convertir en tres fugas, o cinco fugas.

Depende de lo que dicte el corazón al cantor y al bailarín. Hay sí contrapunto entre los cantores. Uno pone, el otro responde: cuando éste termina, el otro contesta. El baile comienza cuando empieza la canción. Antes no. Ahora han sacado eso de pasearse antes de que empiece la marinera. La primera marinera, o primera de jarana, tiene 32 compases. La segunda y la tercera de jarana, cada una 16 compases.

Ahora, una marinera puede prolongarse toda la noche, si uno quiere. Depende de que sigan cantando fugas. Eso sí, opino que la marinera no se enseña. La persona ve, le gusta y baila. Punto.

En esta entrevista don Augusto tiene "inexactitudes". Poniendo al frente mi alto respeto por él, debo decir que la "jarana" de contrapunto, era de canto, mas no de baile y las veces que se concursaba en baile, competían entre parejas, no entre bailarines independientes.

Comparto con Nicomedes su opinión en cuanto a lo "de cinco, tres" pues esta forma de triunfo o derrota, se da en deportes y varios juegos. Lo que no acepto es cuando dice: "Cuando se canta en desafío la contienda puede ser melódica o literaria" pues la melodía es inseparable de la letra, no puede haber canción sin letra o sin melodía; el canto exige de las dos.

La diferencia entre opiniones hace casi siempre exagerar, "Nico" habla de un 7-4, donde se supone que el ganador es aquel que vence en 4 jaranas, cosa que jamás hemos escuchado a ninguno de los mayores, ni leído en ninguna referencia histórica.


Tomado de la Revista Variedades del diario El Peruano.

Tomado del Suplemento Variedades del diario El Peruano


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada