lunes, 16 de mayo de 2011

LA MARINERA LIMEÑA IV

¡ARRIBA!... ¡SIEMPRE ARRIBA!

LA MARINERA LIMEÑA 4

Por Manuel Acosta Ojeda.

La marinera limeña es un género muy particular. Necesita de una buena voz para darle el realce que necesita. Desde sus primeros años, la marinera limeña ha tenido intérpretes inolvidables que le dieron su característica singular.

¡Arriba!…¡Siempre Arriba!

No, no nos estamos refiriendo a las célebres palabras de nuestro héroe Jorge Chávez, sino a lo que cantamos hoy como Marinera Limeña, si no se canta "arriba" –en tono muy alto–, pierde ese sabor tan típico, que es el esfuerzo del cantor y que nos parece viene del "Cante Jondo" español.

Los "tonos" que pueda alcanzar una primera voz dependen de su "tesitura" por tanto la voz debe ser "atenorada", es poco probable que un barítono alcance las tonalidades que exigen un SOL, un LA, un SI y hasta un DO, sobre agudos.

Hemos oído hablar a los mayores, de un cantor de apellido Zarratea –Malambo–, que según éstos, fue la voz más hermosa y "alta" de los "cantores de jarana" antes de 1900; mencionaban también a dos personajes: Pió Suparo –Barrios Altos– y Jesús Pacheco –tal vez de Monserrate–; estos no eran los únicos, lamentablemente la historia y mi memoria los dejaron en el olvido. Los pocos tratadistas que han escrito sobre este tema no los consignan.

POR VOZ, SI SE PIERDE

Los mejores decimistas del Perú que ha conocido la tradición oral son: "Los Doce Pares de Francia", los que habitaban y cantaban en el Barrio de Malambo, "Abajo'el puente" (Rímac).

"Los doce pares" tenían mejor y mayor repertorio que los grandes cantantes de jarana de contrapunto, ya que la "primera de jarana" deriva de la "décima", que casi siempre era "rezada" y cuando se cantaba no necesitaba registrar notas altas.

Entonces, ¿por qué no fueron conocidos como cantantes? Sencillamente, porque en el canto de jarana, lo más importante es el registro vocal. Si A "pone" una jarana en LA mayor, B debe contestar en la misma nota. De no llegar a ella, aunque supiera la respuesta, se queda callado por dignidad y pierde.

La única mujer de este grupo era Clara Boceta, esposa de Mateo Sancho Dávila, padres de Braulio y Bartola, quien por ser mujer podía cantar fácilmente en los tonos requeridos; con quien nadie de los "grandes" se atrevía a competir en "contrapunto de jarana", pretextando que esta tradición era solo de varones y que "no era de caballeros derrotar a una dama".

El mejor entre los mejores, Augusto Ascues Villanueva (1892), es para mí la mejor voz que he escuchado desde 1950, no solo en calidad y altura de voz, sino en extensión de repertorio de muy buen gusto. "Cabeza de Comba" como le decían solo sus amigos "de promoción"; llegaba a colocar en sobreagudo notas altísimas como SI y DO. Según José Durand Flores, el primero en escribir seriamente sobre el tema en el diario La Prensa, el único cantor que nunca había perdido ni ganado, en competencia contra Augusto Ascues, era Manuel Quintana Olivares (1880) "el canario negro".

Estos dos grandes, jamás ofendieron a un contrincante que al contestar en la segunda de jarana se equivocaba, en la melodía o en el "término". Ellos aprovechaban la tercera para corregir el error, acentuando lo que había omitido el equivocado.

SOBRE GUSTO Y COLORES...
Respeto otras opiniones que no concuerdan con la mía, por ejemplo para Lucas Borja el mejor cantor de jarana ha sido Eduardo Montes, primera voz del Dúo Montes y Manrique; para Rafael Matallana y Alicia Maguiña, fue Manuel Quintana; para mucha gente de los Barrios Altos fueron Hernán La Rosa o Samuel Márquez; para gente de La Victoria, Manuel Covarrubias o Augusto Gonzales "el curita" o Alejandro Arteaga "el mancha'o", sin obviar al "Chino" Ángel Monteverde, a los hermanos Govea, Luciano Huambachano y Víctor Correa.

LOS HEREDEROS
Los principales serían Wilfredo Franco y Abelardo Vásquez, quienes ya partieron. Muy cercanos a ellos son Rafael Matallana y José "Pepe" Villalobos y dentro de los más jóvenes Gustavo Urbina, Jorge Villanueva "Chapulín", Alfredo Calderón, Juan Carlos Paredes, entre otros.

Habría que destacar la presencia femenina en la que son imprescindibles Victoria Santa Cruz y Alicia Maguiña.

Tomado de la Revista Variedades del diario El Peruano.

Victoria Santa Cruz

Alicia Maguiña

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada